2012/04/26

Buenas, este es un post viejo de un blog increíblemente cool que cerré, pero el puto de google igual archivo entradas y se negó a cerrármelo... Maldito seas google, maldito seas.


Estábamos sentados en el living del hogar de “Ana: La condesa”, entre estupidez y estupidez… Mi cuñado, sumamente ebrio se me acerca y me pide el balde (Que contenía whisky + coca cola :P) y dice:
Cuñado: Che *Inserte mi nombre* cuando terminemos de tomar todo esto vamos a matarnos.
Yo: Genial, suicidio en masa. Pero antes comamos sandia.
Cuñado: Dale.
Yo: che boludo, escupís mucho cuando hablas.
Luego miramos a todos los presentes quienes presintieron algo malo iba a pasar y dije:
“Los voy a matar a todos”.
A ustedes tambien lectores, Muajajaja. Oh, la maldad, Oh.
Conclusión: Hay que amenazar mas; Amenacen por un mundo mas cool… amenacen por aquí y por allá. Lalala. Segundo: Es mucho muy importante tragar la saliva ANTES de hablar hay menos posibilidades de escupir al interlocutor, aunque si tu interlocutor no te agrada esta re bien escupir. Así que ya saben: si te agrada no le escupas, pero igual amenaza, si te desagrada amenaza y escupí. Oh si…

Escuchando: Strange Machines – The Gathering

2 Comment(s) From Hell:

Hugo dijo...

¿Pero si amenazás mucho y nunca concretás, no te termina pasando como a Juanito con el Lobo?

Con lo de la gente que escupe al hablar me hiciste acordar a un profesor de educación física que tuve en el secundario, podías estar a un metro y te llegaba su saliva.

Igual lo detesto más porque me hizo rendir su materia una vez, todo culpa de esa porquería de "deporte" llamado Voley... Además el muy sádico también mandó a dos compañeros que estaban enyesados, uno en la rodilla y otro en el codo.

Etienne dijo...

A veces, debido a un hueco entre mis dos incisivos superiores, se me escapa una pequeña lluvia inofensiva de gotas salivales. Solamente a veces, cuando odio extremadamente a mi interlocutor. Nada más.
Pero no soy de amenazar, soy de liquidar sin demasiados preámbulos...
No sea cosa que el otro pegue más fuerte, mejor me rajo.

 

Ponele que esto lo hizo Zombie! el aburrimiento, oh, el aburrimiento