2009/08/18

Change

Hay cosas que son mejor no saberlas. Al saberlas suelen perder el encanto. Ya perdido todo es tan común y aburrido. Otra cosa que dejo de brillar. Es curioso. Igual esas cosas que una vez que las sabes y pierden el encanto, son frustrantes. Otra cosa curiosa es saber que todo esta atado a cambios perpetuos, refiriéndome no tanto a cosas como a gente. Interesante porque pienso que, la gente no cambia, se reprime. Reprimirse es poco encantador jajaja. Es más a veces ni siquiera se trata de el cambio en si, no se trata de que el otro cambio, se trata de que cambio la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos cuando el otro cambia.




Presentía que mi amistad con Weber, nuestro fondo común, eran sólo nostalgia de «aquel mundo». Lo que realmente apreciaba en Weber era su gran secreto, gracias al cual estaba más cerca de los adultos que yo, con mis sueños; vivía en un mundo sin velos, desnudo, robusto. Y presentía la decepción: no conseguiría arrebatarle su secreto ni la llave mágica para entrar en la vida.Acababa de dejarle. Sabía que iba a casa, ancho y corpulento, silbando alegre sin preocuparle ninguna nostalgia ni pensamiento. Si tropezaba con chicas de servicio y obreros, y veía su vida enigmática, tal vez prodigiosa, tal vez criminal, no se sentía ante ningún enigma o misterio, ante ningún peligro, ante nada salvaje ni emocionante, sino ante algo natural, conocido y familiar para él como el agua. Así era. Y yo, en cambio, siempre me quedaría al margen, solo e inseguro, lleno de presentimientos, pero sin certeza.




Escuchando: Ramones- Here Today Gone Tomorrow

 

Ponele que esto lo hizo Zombie! el aburrimiento, oh, el aburrimiento