2007/05/20

Primaria

Cuando tenia unos 7 años conocí a una chabona, íbamos a la misma escuela, teníamos padres iguales, looks similares y nunca hablamos mucho. Odiaba los baños públicos al igual que yo detesto sentir la necesidad de ir. Cómo detesto los baños públicos, muestran que en el fondo seguimos siendo unos monitos cagando desde un árbol sin importarnos a quien le cae nuestra mierda. La recuerdo por su ropa en verano, las remeras mangas largas, las camisas y el guardapolvos y el no poder tocarle los brazos al jugar por el dolor. Oh, el dolor que sentimos. Jajaja viste esas nenas que son graciosas pero que un movimiento brusco las asusta, si esas nenas, de las que lloran si no pueden resolver una fracción y la maestra la abraza, la abrazan posta. El chabon rubio que la golpeaba y las risas, oh, las risas. Sentir lastima por el sufrimiento, unirte a las risas, pasar de largo porque no se puede cambiar y nos hundimos en la apatía, desde entonces me gusta pensar en todas las opciones, hay una gama grosa de posibilidades de reacción y unirte a un bando u otro, popularidad vs rechazo lalala y pensar cuadradamente que el mundo se divide en dos. No se, francamente lo ultimo que recuerdo es verla sentada bajo un eucaliptus leyendo mientras otras pibas jugaban a que eran pibas grandes y glamorosas después no se supongo que se murió (?) o desapareció… es casi lo mismo.

Ay, ay, ay… Observé dos niños que no necesitaban hablar para entenderse y de sus bocas hacían un hoyo de alcantarilla, escupían de sus gargantas hacia lo que estaba en la oscuridad.

Escuchando: Voces inmóviles – Eterna Inocencia

0 Comment(s) From Hell:

 

Ponele que esto lo hizo Zombie! el aburrimiento, oh, el aburrimiento