2007/05/21

Oh, el Estuario, oh

Las palabras. Las palabras y los ríos. Como me gusta ese cd, como me gusta. Las palabras y los ríos. El puente y la charla, la amenaza y mi risa. El viaje en bondi y pasar por el puente mientras miro el rio. Sentarnos en la costanera a hablar de cómo se cae todo lo construido, mientras miramos el puente en la costa del rio. Lo interesante del rio, el verano, la gente tirada en la arena hecha milanesa eran los desagües y el mal olor, la mierda flotando donde jugaban unos pibes. Las palabras y los ríos. Me gustaba mucho mas ese estuario, sentarme en el puerto y dejar que me invada el pánico, unas sesiones de pánico, porque no recuerdo porqué pero siempre me dio tanto miedo el mar, los ríos, forman parte de un mundo que no puedo controlar pero me sentaba frente al mar a sentir miedo. OH, Alice in chains, oh, cuantas tardes me acompañaste jajaja y los ebrios que se tiraban a dormir en el puerto cuando yo me iba… Giraban y caían, caían ebrios y el mar los devoraba o los chicos que cansados se paraban miraban el mar y se tiraban, deseaban ser devorados por la profundidad. Oh, la profundidad. Hace un tiempo mientras mi madre gritaba del dolor en una cama de hospital una señora en una camilla me preguntaba si todos en mi familia nos quejábamos tanto… Todos sentimos dolor a nuestra manera, vistessss… Y vos ¿Que tenes para sentir hoy? Me contó la historia de su hijo, nadaba en el rio…Y se fue con la corriente. Que loco, un cadáver flotando a la deriva… Devorado por la profundidad de la noche *, oh, oh, oh. Ah y corrimos hacia el puente después de pasar toda la tarde sentados en la costa, corrimos hacia el puente y los gendarmes nos miraron como diciendo que de ahí no pasábamos jajajaja, oh, los gendarmes. Todavía estamos ahí tirados supongo cerca del rio :P

* Eingetaucht tief in die Nacht

Escuchando: Lacrima Mosa - Lacrimosa

2 Comment(s) From Hell:

Gabriela dijo...

No entiendo un carajo
jajaja oh la sinceridad

Eugenia.- dijo...

:D

 

Ponele que esto lo hizo Zombie! el aburrimiento, oh, el aburrimiento