2007/04/10

In motion

Ella era muy amable, confiable. Rara digamos, siempre que yo hablaba se quedaba callada esperando que termine la frase y no contestaba al instante, reflexionaba un rato. Escuchaba y eso era lo raro. Sabía hacerme reír. Decía que no mentía, eso ya era una mentira pero no me importaba. Me agradaba, en un principio me aburría mucho formaba parte de un mundo totalmente extraño al mío, pero se adaptaba, adaptaba sus temas de conversación a los míos. Nunca supe porqué, no soy tan interesante, pero preguntárselo me sonaba muy egocéntrico
Yo ya la conocía, digamos sabia quien era, sabia que pensaba (O al menos esa fracción de ella que mostraba en publico) y me vi reflejada en muchas de las cosas que decía, sentía digamos un interés anónimo y silencioso. Una noche (Casi un año después) me la presentaron y se quedo hablando conmigo. Hablamos muchas noches. Pero eso tampoco importaba.
Igual, fue lo que yo necesitaba que sea, en su momento. No era una amiga, era alguien que nunca conocería totalmente, estaba un lapso de tiempo luego dejaba de existir. Me gustaría creer que le fui útil.
Existieron muchas ellas. Nunca amigas, solo gente que hablaba demasiado y escuchaba. Raras.

Como algo aparte: Lo encantadora que puede llegar a ser una persona es directamente proporcional a lo forra que es.

Escuchando: Love will tear us apart - Joy Division

0 Comment(s) From Hell:

 

Ponele que esto lo hizo Zombie! el aburrimiento, oh, el aburrimiento